En 1.595 hay una visita pastoral a "la hermita o Pardina de San Bartolomé de Alcañicejo". Se habla de reparar el tejado de toda la Iglesia y "hacer una pared a la parte alta porque entran por aquella los ganados de cabrío a los tejados de la Iglesia". Estos son los autores principales y culpables mayores de la ruina de San Bartolomé de Alcañicejo.

El mandato se cumplió y si van a visitar las ruinas que quedan de EL SANTO verán que en la parte del ábside que está adosado a la ladera hay un muro de escasa altura que se hizo para evitar el deterioro del tejado, pero que no logró cumplir su cometido. !Allí está el "muro de las cabras" !

Muy deteriorada debía estar la Iglesia pues se decía que no hay cáliz ni ornamentos para decir misa. Hay necesidad también de un aposento para el vicario y pide que no se vele en la Iglesia porque duermen en ella con mucha indecencia. También se manda cerrar el cementerio.

Poseyó después la Rectoría Miguel Antonio de Urrigoiti y al fallecer este se nombró en 27-1-1.671 a Miguel Ramón.

A la muerte de este se confirió a Joseph Zornoza el 29-12-1.681 y el 6-11-1.683 a Juani Francisco Zornoza.

Al renunciar este se nombró a Michaeli Paulo de Lucía el 26-12-1.687.

En 9-6-1.717 se nombra Regente a Antonio García, que creo es el mismo que era Rector de Tosos y en 8-8-1.718 se nombra a Francisco Tejero.

En la iglesia zaragozana, con dos catedrales y dos cabildos, ha habido algunas diferencias entre sus integrantes por las desigualdades entre ellos y una Bula del Papa Clemente X (1.675) trató de evitar las diferencias igualando a los canónigos de ambas catedrales en antigüedad, privilegios y catedralidad, pero subsistían diferencias en lo económico, por lo que un nuevo Papa, esta vez Clemente XI, a petición de la iglesia zaragozana y del Rey de España Felipe V, dictó en 11-3-1731 la Bula de la Unión que equiparaba a los canónigos en lo económico, y entre las medidas que toma en su capítulo CXV (folio 57 de la transcripción impresa de la Bula), suprime diez y ocho beneficios rurales del Arzobispado de Zaragoza y entre ellos se cita al de Alcañicejo "ac aliud in Santi Bartholomei de Alcañicejo", y a la muerte del Rector Antonio Tejero entró esta Rectoría en la supresión decretada por la Bula papal y el muy ilustre Cabildo pone a partir de esa fecha confesor para decir misa en esa Pardina.

      En 1.774, y en una visita pastoral a Tosos se refleja la ruina total de la "iglesia rural, o Hermita de San Bartolomé, que en otro tiempo fue Rectoría". Se manda hacer de nuevo la mesa del altar, limpiar la nave de la iglesia y un sinfín de mandatos que encomienda al señor Marqués de Tosos, por ser el que percibía las primicias, dándole un plazo de cuatro meses.

Hoy San Bartolomé de Alcañicejo es una pura ruina. Muy lejanos tengo los recuerdos de mi juventud en cuya época subí al piso superior de uno de los edificios. Era un día esperado la excursión que allí hacíamos una vez terminada la trilla. El B.O.E núm. 130 de 1-6-1.982 ordenaba incoar expediente para declarar EL SANTO Monumento Histórico Artístico y según tengo entendido ha sido declarado Monumento de carácter provincial.

Hace ya casi dos años que no visito sus ruinas y en mi última visita pude comprobar que en el ábside central "un amante del arte" se había llevado un capitel pequeño en un lateral del mismo y al arrancarlo había roto una columnilla que dejó abandonada en el suelo, pues rota ya no le servía.

Eras de TOSOS, Junio de l.988.

HILARIO ANSÓN LUESMA


Atras...        Continuar...

Copyright 2006 Cristian Bernad. All rights reserved.